web kf final
 
 

Aumento del Mentón

 

La retrusión del mentón es una de las características que tienden a quitar ¨ energía ¨ a la expresión, dando un aspecto de debilidad de carácter y de indolencia.

El aumento de la región mentoniana para conseguir un perfil facial adecuado se suele realizar mediante el deslizamiento de una porción de hueso hacia delante, o bien, con mayor frecuencia mediante la inserción de una prótesis de silicona y otro material adecuado. Este ultimo método es el más frecuente.

La intervención se realiza bajo anestesia local o general, dependiendo de las preferencias del paciente y cirujano y de si se trata de una intervención aislada o si forma parte de un conjunto más amplio.

El cirujano realiza una incisión en el surco existente entre el labio inferior y las encías. A partir de allí crea una cavidad en la parte baja anterior del mentón que alojará la prótesis de silicona.

La cicatriz, al quedar dentro de la boca, no será visible. Según el caso, algunos cirujanos prefieren introducir las prótesis del mentón por una incisión cutánea debajo del mentón. Si se utiliza este abordaje, al cabo de unos meses la cicatriz suele ser poco perceptible.

El método de aumento de mentón que utiliza el deslizamiento de un bloque óseo se prefiere habitualmente si la recesión mentoniana es muy importante y se trata además de reducir la dimensión vertical del mentón. Se trata en este caso de una intervención de mayor envergadura, en la que se realiza un corte transverso del hueso del mentón, eventualmente escindiendo un fragmento, deslizando luego la porción inferior hacia delante hasta dar la prominencia deseada. El bloque se fija firmemente al hueso de la mandíbula inferior para que se cure en esa nueva posición.

Las complicaciones son infrecuentes y pueden consistir en un desplazamiento del implante que requiera una recolocación. La extrusión por infección local es extremadamente rara.