web kf final
 
 

Estiramiento Facial (Ritidectomía o ¨ Lifting ¨ )


¨ Estiramiento facial ¨ o  ¨ Ritidectomía ¨ son términos generales que se pueden aplicar a diversos procedimientos destinados a elevar y tensar la piel facial con objeto de reducir pliegues o arrugas.

La estructura ósea de la cara, factores hereditarios y la textura cutánea juegan un papel importante en cuantos ¨ años ¨ se pueden ¨ quitar ¨ con una ritidectomía y hasta cierto punto, pueden influir sobre la duración del resultado. La ritidectomía habitualmente trata la piel del cuello, de la barbilla, las mejillas, y las regiones peri oculares y temporales. Algunas veces se incluyen en esta operación la frente y las cejas o se pueden añadir como una intervención separada. La cirugía de los párpados, que con bastante frecuencia se realiza en conjunto con la ritidectomía, también se puede realizar separadamente.

Las incisiones de esta intervención transcurren por dentro del pelo, luego a lo largo del pliegue cutáneo que existe por delante de la oreja, rodean el lóbulo de la oreja, ascienden detrás de la oreja y siguen la línea de implantación del pelo o se introducen en el cuero cabelludo. A través de estas incisiones el cirujano realiza un despegamiento mas o menos amplio de la piel facial, al objeto de poder obtener un mejor tensado de la misma y facilitar la reinserción del sobrante. A través de estas incisiones se pueden abordar también los tejidos subyacentes, para tensarlos de tal forma que no sea solamente la piel la que se vaya a someter a tracción, sino también los tejidos profundos.

Mediante el mismo abordaje el cirujano puede reducir acumulos grasos o tensar músculos que ya han quedado flácidos, proporcionando a la cara un aspecto más firme.

Después de la intervención probablemente tendrá algunos morados, hinchazón en la cara, sensación de tirantez y posiblemente acorchamiento de alguna áreas de la cara y el cuello. A medida que progresa el proceso gradual de curación su aspecto ira mejorando y en un periodo de dos a cuatro semanas puede hacerse una idea bastante definitiva de cómo será su aspecto. La mayor parte de las cicatrices estarán escondidas dentro del pelo por encima de la oreja o dentro de las líneas y pliegues normales cutáneos. Aquellas cicatrices que queden por detrás de la oreja se pueden ocultar fácilmente con el peinado y las que se encuentren por delante de la misma, en general no suelen ser visibles. El momento de retirar los puntos, así como la posibilidad de comenzar  los lavados de pelo será elegido por su cirujano particular.  Después de esta intervención, se suele recomendar evitar una exposición prolongada al sol, o en caso de tener que hacerlo, utilizar cremas protectoras  con filtro solar. A los pocos días de la intervención conviene aplicar cremas hidratantes.

A medida que se han ido perfeccionando las técnicas quirúrgicas para realizar ritidectomías, ha habido un cambio sustancial en cuanto al criterio del tiempo optimo para someterse a este tipo de intervenciones. No es necesario esperar hasta que haya unos pliegues marcados o existan cambios muy acentuados. Si bien es perfectamente posible realizar la intervención hacia los sesenta o setenta años, la distensión de los músculos y de la piel y su falta de tono, en especial en la región de los párpados prolongaran la intervención.

Actualmente se da preferencia realizar estas intervenciones a partir de los 40 años o incluso antes de algunas circunstancias, momento  en el cual algunos procedimientos quirúrgicos algo más limitados pueden mantener un aspecto juvenil durante un largo periodo de tiempo. Así es frecuente comenzar alrededor de esa edad con una cirugía combinada de párpados y del marco de los párpados (frente, cejas, mejillas), zona que primero suele mostrar el paso de tiempo, y región más importante en la comunicación interpersonal, centrada sobre todo en la mirada.

Las intervenciones de estiramiento facial no solo logran un rejuvenecimiento de muchos años sino que la edad aparente siga retrasada durante mucho tiempo con relación a la edad cronológica. Si con el paso del tiempo vuelven a aparecer arrugas y pliegues, pueden repetirse.

No tema que cambien su fisonomía, la finalidad es que su aspecto vuelva a ser de años antes.

Las posibles complicaciones especificas en manos expertas son escasas, en su mayoría transitorias (hematomas, defectos de cicatrización, lesiones cutáneas, perdidas de pelo a nivel de la cicatriz del cuero cabelludo, alteración de la movilidad de la ceja o de los labios) y factibles de corrección en el postoperatorio inmediato o tardío. Los riesgos, estadísticamente pequeños son ampliamente compensados por el resultado positivo de la intervención.